Ella dice:  “ Entonces, ¿qué haces por la vida? ”

Tu (pensando, “Cielos, me preguntó,

¿qué le debo decir? Si le gusta mi respuesta, pero Si no!!

“Mmmm… Soy un… mmm… Ingeniero.”

Ella (aburriéndose): “Ah… ok.. Si, eso es chévere. Necesito ir a llamar a mi amigo.”

Cuando hables con una mujer, relájate. Para hacer esto, concéntrate en ese momento y presta atención en lo que está pasando afuera de ti, en vez de analizar y cuestionarte a ti mismo.

Cuando tú piensas mucho, eso interfiere con la habilidad de tu mente para socializar.

Entonces, cuando hables con una mujer, no te analices o te juzgues. Sé fluido en vez de sistemático.

Concéntrate aquí y ahora. No te concentres en los resultados; ellos se encargan de ellos mismos.

En el ejemplo anterior, en vez de pensar en qué pasará luego, concéntrate en lo que la chica está diciendo. Relájate y dile la historia acerca de que siempre quisiste inventar nuevas cosas cuando estabas creciendo, y ahora como ingeniero puedes realizar tus sueños.

Y no te olvides de pasarla bien también. Relájate y no le prestes mucha importancia alguna a tu conversación o a tu comportamiento.

Acuérdate: no estás atado a un éxito. Tú no tienes expectativas.

Todo lo que vas a hacer es crear las buenas y de ahí ver qué es lo que pasa. Si sucede, excelente. Si no, solo encoge los hombros.

Habrán muchas más oportunidades.

En la vida hay cosas que no puedes controlar, y otras cosas que sí puedes. La llave a la felicidad está en concentrarse en las cosas que puedes controlar, y no prestarle mucha importancia a las cosas que no puedes. Relájate y disfruta de ti mismo.



Uno de los entrenadores de basket universitario más importante fue John Wooden de UCLA. Si UCLA perdía un juego, Wooden le enseñó a sus jugadores a verlo como si no fuera gran cosa. UCLA estaba en su camino a ganar, pero el reloj se paró antes de lograrlo.

ve a las mujeres de la misma manera.

Un ejemplo de algo a lo que no esperas resultado es a navegar en Internet. Lo haces porque es divertido, no porque lo necesitas hacer y te estresas sobre eso. Tú no esperas nada en particular.

¡En vez de eso, solo navega en ella!
Créeme, las mujeres tiene un sentido cuando un hombre tiene algún plan. Si tienes una meta de agradarle, tendrás una vibra de estar necesitado. Esto te hará lucir patético y necesitado.

Entonces olvídate acerca de lo que puede o no pasar al final de la cita. Lo que los dos están haciendo en este momento es pasarla bien y disfrutarlo los dos. Si ella piensa en que demandarás servicios sexuales al final, entonces ella pensará que eres prepotente.

Cuando no tienes expectativas (y por lo tanto no luces como desesperado), tendrás más oportunidades.

Mantén tu interacción natural y déjalo fluir. La biología humana tomará su curso.

Be Sociable, Share!

Filed under: Uncategorized